domingo, 30 de diciembre de 2012

Estados Unidos primer productor de petróleo en 2017

El 12 de noviembre pasado se presentó a la prensa el World Energy Outlook 2012, o WEO 2012, es decir, el informe anual que elabora la Agencia Internacional de la Energía sobre la situación energética mundial presente y la previsión para las próximas décadas. De entre las previsiones los medios se hicieron eco sobre todo de una en particular: Estados Unidos se convertirá en el primer productor mundial de petróleo en 2017 (más abajo he puesto enlaces a algunas noticias que publicó en su día la prensa). La Agencia Internacional de la Energía (AIE, o IEA por sus siglas en inglés) es, según su propia presentación en internet, "una organización autónoma que trabaja para asegurar un suministro de energía seguro, limpio y a precio razonable para sus 28 países miembros y para el resto del mundo". Los 28 países miembros son en su mayoría importadores de petróleo con economías avanzadas.

La perspectiva de que Estados Unidos se convierta en el primer país productor de petróleo tiene sus implicaciones y es natural que haya calado en los medios. Además, no han faltado analistas que la han aprovechado como argumento para defender el business as usual y afianzarse en su despreocupación por una supuesta escasez de este combustible fósil. Yo quisiera ir un poco más allá del titular exponiendo, en primer lugar, algunos datos que considero relevantes.


Veamos primero el historial de producción de petróleo de Estados Unidos. Como se aprecia en el gráfico 1, hasta 2008 encaja bastante bien con los modelos que suelen manejar los, digamos, "pesimistas" del peak oil (que, por otra parte, se ven refrendados en muchos otros casos reales, ver ejemplos en este artículo y este otro de este blog): en 1970 alcanzó un máximo y desde entonces, salvo 10 años manteniéndose alrededor de los 10 millones de barriles diarios (Mbd), el declive ha sido la tónica general. Sin embargo, en 2009 se produjo un cambio de tendencia y la producción ha crecido durante tres años consecutivos a una tasa cercana al 4%. El incremento no es nada despreciable y gracias a él Estados Unidos ha pasado de autoabastecerse de petróleo un 35% en 2008 a un 42% en 2011. 

Gráfico 1. Producción de petróleo de Estados Unidos 1965-2011, en miles de barriles diarios. Fuente: BP Statistical Review of World Energy June 2012

Veamos ahora cuál es la predicción del WEO 2012. El gráfico 2 se ha tomado de la presentación a la prensa del informe. Recoge la producción pasada y prevista de petróleo y gas natural en Estados Unidos. El asunto del gas natural es también muy interesante pero centrémonos ahora en el petróleo: las 2 bandas inferiores de colores rojizos en las barras del gráfico. La previsión de crecimiento hasta 2020 coincide con la extrapolación de la tasa de crecimiento del 4% anual observado en 2009-11. En estas condiciones se alcanzaría una producción total ligeramente superior a 10 millones de barriles diarios (Mbd), que se mantendría aproximadamente durante una década. Después, a partir de finales de los 2020 se iniciaría otro declive.

Gráfico 2. Producción de petróleo y gas natural de Estados Unidos, pasada y prevista según IEA-WEO 2012 (presentación a la prensa). Las unidades son millones de barriles equivalentes de petroleo por día, o Mbd.

Para poner en contexto esta predicción consideremos que los dos países con mayor producción de petróleo actualmente son Arabia Saudí con 11,2 Mbd en 2011 y la Rusia con 10,3 Mbd en 2011, es decir, por encima o en el mismo orden que la producción máxima prevista para Estados Unidos. Por tanto la previsión de la AIE tiene una cara, el incremento de unos 2,5 Mbd en la producción de Estados Unidos en los próximos 5 años, pero también tiene una cruz: la AIE espera que ni Arabia Saudí ni Rusia sean capaces de incrementar su producción en el futuro. Es decir, que el estancamiento de los últimos años en la producción de ambos gigantes del petróleo va a perdurar (ver gráfico 3). Hasta donde yo sé, la cruz ha recibido mucha menos atención de los medios.
Gráfico 3. Producción de petróleo de Arabia Saudí y Rusia 1985-2011, en miles de barriles diarios. Fuente: BP Statistical Review of World Energy June 2012 

Fijémonos ahora en que la producción total de petróleo del gráfico 2 está formada por dos categorías: petróleo convencional y petróleo no convencional. La predicción de producción  convencional sigue dócilmente el declive iniciado en los años 80, tan bien ajustado a los modelos teóricos de los pesimistas del peak oil. En cambio, la producción de petróleo no convencional se dispara a partir de finales de los 2010 y es la que protagoniza el incremento general previsto para Estados Unidos. La parte del león del petróleo no convencional producido actualmente en EE.UU. es el conocido como tight oil, en español, petróleo de formaciones compactas según algunas traducciones. A diferencia del crudo convencional, que se halla en yacimientos permeables y fluye naturalmente hacia los pozos de los que se extrae, el tight oil se encuentra atrapado en los poros de rocas pizarrosas y no está dispuesto a fluir así como así: hay que forzarlo. Para ello se utiliza la tecnología conocida como fracturación hidráulica o fracking, que consiste esencialmente en inyectar agua a presión (para fracturar la roca) y otros productos (para mantener las fracturas abiertas) a lo largo de perforaciones horizontales del yacimiento. 

Por su naturaleza, la extracción del tight oil es necesariamente más costosa que la de los pozos convencionales. Además, los pozos que extraen tight oil suelen tener una tasa de agotamiento muy alta: en el campo de Bakken, el más importante de EE.UU. en la actualidad, se observa una reducción del 60% de la tasa inicial después de un año de funcionamiento. Es decir: sólo para mantener el nivel de producción del yacimiento es necesario perforar nuevos pozos sin parar. Además, el fracking tiene inconvenientes ambientales que, en un país civilizado, deben gestionarse adecuadamente y esto supone costes adicionales. El resultado de todo esto es que el petróleo de formaciones compactas es caro. El actual boom del fracking en EE.UU. se debe precisamente a que el petróleo está muy caro, suficientemente caro para que este tipo de explotación sea viable económicamente. Así pues, parece que un requisito para que se cumpla la predicción de la AIE es que el petróleo siga tan caro (es decir, tan escaso) como actualmente.

Por otra parte, existe bastante incertidumbre sobre cuánto petróleo en formaciones compactas hay en Estados Unidos y, sobre todo, qué proporción de este es recuperable. Hay estimaciones aparentemente serias que difieren en proporciones de más de 10 a 1. Según un clarificador artículo de Robert Rapier (Does the U.S. Really Have More Oil than Saudi Arabia?), algunos analistas incluyen en las estimaciones el "oil shale" que podría extraerse de los yacimientos de la a formación Green River. En realidad, lo que puede estraerse de esta formación no es petróleo sino kerogeno, un mineral orgánico sólido que puede transformarse en un sustituto del petróleo mediante un proceso industrial (que es, por otra parte, muy intensivo en energía). Parece ser que la puesta en producción de estos yacimientos en condiciones económicamente viables exigiría precios de petróleo significativamente más altos que los actuales.

En todo caso, la AIE es una organización seria y dotada de medios, por lo que podemos suponer, a priori, que sus estimaciones se corresponden con la mejor y más completa información disponible. ¿Le damos este voto de confianza?. Hagamos primero unas comprobaciones. La AIE lleva elaborando el WEO desde hace muchos años así que podemos examinar predicciones emitidas en el pasado para evaluar cuál es su grado de fiabilidad. Reproduzco aquí un ejemplo presentado por Kjell Aleklett, presidente de ASPO, en un artículo reciente dedicado, precisamente, a analizar el WEO 2012. Se trata de la producción de petróleo de Arabia Saudí predicha para 2030 emitida en 6 WEOs recientes:
  • WEO 2004: 22,5 Mbd
  • WEO 2006: 15,6 Mbd
  • WEO 2008: 15,6 Mbd
  • WEO 2010: 13,2 Mbd
  • WEO 2012: 11,4 Mbd
Parece que hasta hace algunos años se suponía, sin cuestionarlo demasiado, que Arabia Saudí disponía de margen de maniobra suficiente para cubrir cualquier incremento de demanda. La realidad de los últimos años (la producción de Arabia Saudí está estancada desde 2005 a pesar del enorme estímulo en los precios, ver el gráfico 3) ha dado al traste con esta suposición. A mí me da la impresión (pero esto ya es sólo una opinión personal) de que a la AIE le viene muy mal no disponer de ese margen de maniobra: sin él tendría que replantearse el escenario general de "business as usual" y reformular todos sus modelos de predicción "as usual". Siendo así, no sería de extrañar que intentara buscarlo en cualesquiera otros lugares que pudieran parecer prometedores, como por ejemplo el tight oil de Estados Unidos. En cualquier caso, lo que es un hecho es que las predicciones de la AIE pueden tender a ser demasiado optimistas, como lo han sido las de Arabia Saudí de los últimos años.

Resumiendo: es posible que Estados Unidos se convierta en el mayor productor de petróleo del mundo a partir de 2017 y durante aproximadamente una década, pero para que esto suceda es necesario que a) la producción de los yacimientos de tight oil se incremente durante unos 5 años al mismo ritmo que lo ha hecho en 2009-11 y b) la producción de Rusia y Arabia Saudí debe seguir estancada como en los últimos años. Hay bastante incertidumbre sobre si (a) es materialmente posible y para que sea económicamente viable es necesario que el petróleo mantenga precios tan altos o más que los actuales, es decir, que siga siendo globalmente escaso (en términos relativos a la demanda) y esto enlaza con el requisito (b).

Las perspectivas para Estados Unidos son halagüeñas: gracias al incremento de producción de petróleo y de gas natural parece evidente que puede mejorar mucho su posición en el mercado global de la energía, ya de por sí mucho mejor que la de Europa o Japón. Producir petróleo caro es mucho mejor que importarlo: al menos la actividad económica de la producción se queda en casa. Pero para los países no productores, como los de la Eurozona o Japón, me parece que el panorama no va a cambiar mucho.

Actualización 03-01-2013:

He incluido la referencia al artículo de Robert Rapier y suprimido la denominación de shale oil para el petróleo de formaciones compactas, de acuerdo con las explicaciones ofrecidas en dicho artículo. 

Fuentes:

La presentación de la AIE se puede encontrar aquí:
http://www.iea.org/aboutus/whatwedo/

La web del WEO 2012, en la que se puede descargar la presentación a la prensa y el informe completo (este previo pago, yo no lo he consultado) es esta:

http://www.worldenergyoutlook.org/publications/weo-2012/#d.en.26099

Los siguientes son enlaces a noticias que recogen la previsión de que Estados Unidos se convertiría en el primer productor mundial de petróleo en 2017:

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/12/22/actualidad/1356206644_070061.html
http://economia.elpais.com/economia/2012/11/12/agencias/1352719078_518453.html
http://www.expansion.com/2012/11/14/empresas/energia/1352908050.html?a=a1d9aeb68895a289ddd7f219714a6c75&t=1353009327
http://www.nytimes.com/2012/11/13/business/energy-environment/report-sees-us-as-top-oil-producer-in-5-years.html?_r=1&hp=&adxnnl=1&adxnnlx=1356808420-MZIey7Uhm+tgo6lBpPUoxw
http://www.businessweek.com/articles/2012-11-12/u-dot-s-dot-the-new-saudi-arabia-peak-oilers-scoff#disqus_thread).


Todos los datos de producción de petróleo, salvo indicación en contrario, se han obtenido de BP Statistical Review of World Energy June 2012, que puede encontrarse aquí:
http://www.bp.com/sectionbodycopy.do?categoryId=7500&contentId=7068481

Para las tasas de agotamiento de los pozos de tight oil de Bakken se puede ver, por ejemplo:
Mason, 2012. Oil Production Potential of the North Dakota Bakken 

El artículo de Kjell Aleklett citado se puede encontrar aquí:
http://www.peakoil.net/headline-news/an-analysis-of-world-energy-outlook-2012-as-preparation-for-an-interview-with-science

El artículo de Rober Rapier Does the U.S. really have more oil than Saudi Arabia? está aquí:
http://www.theoildrum.com/node/9753

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada